La Norma Oficial Mexicana NOM 022 SSA3 2012 define las condiciones para la administración de la terapia de Infusión en México. 

En ella se establecen los requisitos mínimos de estructura y operación que deben cumplir los servicios de salud para proporcionar esta terapia médica en condiciones seguras y adecuadas. 

¿Qué es la terapia de infusión?

La terapia de infusión intravenosa es un proceso médico en el cual se administran líquidos, medicamentos o nutrientes directamente en el torrente sanguíneo de una persona a través de una vena. 

Esto se hace utilizando un tubo delgado llamado catéter que se inserta en una vena, generalmente en el brazo o en el pecho. 

Esta terapia se utiliza para administrar tratamientos como medicamentos, soluciones salinas, nutrientes, sangre y otros líquidos, permitiendo una rápida absorción y distribución en el cuerpo. Es una práctica común en hospitales y clínicas para tratar diversas condiciones médicas.

¿Qué es la venoclisis?

La venoclisis es otro nombre para la terapia de infusión intravenosa. Son lo mismo. 

La venoclisis es un término más antiguo que se solía utilizar para describir el proceso de administrar líquidos o medicamentos directamente en el torrente sanguíneo a través de una vena. 

Con el tiempo, el término "terapia de infusión" se ha vuelto más comúnmente utilizado para describir este procedimiento médico. Ambos términos se refieren a la misma práctica médica de administrar líquidos o medicamentos intravenosamente para tratar afecciones médicas.

¿Por qué se crea la Norma de Venoclisis?

La NOM 022 SSA3 2012 (también conocida como norma de venoclisis o nom 022 enfermería) fue creada con el objetivo de establecer un modelo de atención completo para la administración de la venoclisis.

En esta se establecen reglas para la adquisición, manejo, almacenamiento y preparación de insumos, políticas para el uso racional y seguro de medicamentos, educación del personal encargado y los pacientes, y la definición de los criterios y requisitos en la información clínica para el registro, notificación, clasificación y análisis de los efectos adversos e incidentes. 

La norma 022 busca garantizar la adecuada administración y seguridad con este procedimiento en servicios de atención de salud en México.

Esta norma fue publicada el 18 de septiembre del 2012 en el DOF (Diario Oficial de la Federación) y entró en vigor el 17 de noviembre del 2012. Para mayor detalle legislativo, consulte la página de la NOM 022 en el SINEC.

nom 022 enfermeria

¿Quién puede aplicar la terapia de infusión intravenosa?

La NOM 022 establece que la venoclisis debe ser realizada por profesionales de la salud. Pero en caso de no haber profesionales disponibles, los técnicos de salud podrán hacerlo siempre y cuando cuenten con las siguientes habilidades:

‍Conocimientos Esenciales:

  • Deben saber sobre anatomía, cómo funciona la piel y el sistema vascular.
  • Conocimiento sobre manejo y disposición de sangre humana.
  • Entender el uso de herramientas y tecnologías para esta terapia.
  • Conocer las técnicas de abordaje de accesos venosos periféricos y central.
  • Saber cómo prevenir infecciones con limpieza adecuada y antisépticos.
  • Contar con fundamentos de farmacología (cómo funcionan los medicamentos) y bioética (cuestiones éticas en la atención médica).

Habilidades Prácticas:

  • Evaluar el lugar correcto para poner el catéter.
  • Elegir el tipo de terapia que necesita el paciente.
  • Seleccionar los materiales adecuados.
  • Insertar y cuidar el catéter, y retirarlo de forma segura.
  • Saber usar el sistema métrico para medir medicamentos.

Algo clave que va más allá de lo normativo es que el personal que administre la terapia debe ser capaz de comunicarse bien con el paciente y su familia. 

Recordemos que este proceso puede ser algo que como personal de salud se realiza a diario, pero para el paciente puede ser su primera vez.

Reglas importantes al realizar la fijación de venoclisis

Para realizar la fijación de venoclisis según la NOM 022, es crucial conocer los siguientes aspectos clave:

‍Insumos necesarios:

  • Todos los insumos deben estar sellados y verificar si son estériles, desechables, sin pirógenos.
  • Comprobar la fecha de caducidad, número de lote y datos del fabricante.
  • Los materiales necesarios incluyen soluciones para infusión, equipo de medición de volumen, equipo de venoclisis, conectores seguros, catéter y apósito estéril.

‍Contenedores para soluciones:

  • Usar contenedores sin PVC, fabricados con EVA o vidrio.
  • Etiquetar los contenedores con nombre del paciente, número de cama, fecha, solución, hora de inicio y término.

‍Uso de circuitos intravenosos:

  • Utilizar equipos de volumen medido para administrar medicamentos, sin desconexiones.
  • Preferir conectores sin agujas para evitar infecciones y accidentes.
  • Cambiar equipos de infusión cada cierto tiempo para evitar problemas.

Catéteres y preparación de la piel:

  • Elegir el catéter adecuado según la necesidad del paciente (por ejemplo, para recién nacidos aplica uno diferente)
  • Evitar manipulación excesiva del catéter.
  • Usar antisépticos para limpiar la piel antes de la punción.

Consideraciones para la terapia:

  • Conocer el propósito de la terapia y tener prescripción médica.
  • Lavarse las manos antes y después de manejar el catéter.
  • Evaluar al paciente antes de iniciar la terapia.

Administración de la solución vía intravenosa:

  • El personal debe informarse sobre las indicaciones y posibles efectos colaterales.
  • Las soluciones deben prepararse y administrarse de manera aséptica. 
  • Se debe usar un catéter venoso central cuando se administren soluciones que contengan dextrosa al 10% y 50%, proteínas, nutrición parenteral total, soluciones y medicamentos con pH menor a 5 o mayor a 9, y con osmolaridad mayor a 600mOsm/l.)

Mantenimiento de la terapia:

  • Monitorizar la administración de la terapia y evaluar el sitio de inserción.
  • Limpiar el sitio de inserción de forma regular y cambiar el apósito según sea necesario.

Cambio del catéter venoso periférico:

  • Remover el catéter periférico corto cada 72 horas o antes si hay contaminación.
  • Cambiar el catéter periférico cada 48 horas si hay riesgo de infección.

Estas reglas aseguran que la terapia de infusión intravenosa se realice de manera segura y eficiente, cuidando tanto a los pacientes como a los profesionales de la salud involucrados.

Consideraciones adicionales

Es crucial explicar el proceso, sus riesgos, cuidados al paciente y su familia. Para ello también se debe contar con un consentimiento informado por escrito para catéteres venosos centrales, asegurando la comprensión y aceptación del paciente.

Además, cada instalación de terapia debe quedar registrada en el expediente, incluyendo datos como fecha, catéter, sitio de punción y más. 

Cualquier incidente durante la terapia debe anotarse en el expediente, con las medidas tomadas. Detalles como la fecha, motivo y persona que retira el catéter deben quedar registrados de igual forma.

Finalmente, es obligación señalar medicamentos de alto riesgo y cómo administrarlos de manera segura.

NOM 022 PDF

¿Quieres más detalle técnico? Descarga aquí el PDF completo de la NOM 022.

Conclusión

En resumen, la Norma Oficial Mexicana NOM 022 SSA3 2012 establece lineamientos fundamentales para la administración segura y efectiva de la terapia de infusión intravenosa. Abarca desde la selección de insumos hasta la capacitación del personal y la documentación de procedimientos. 

Esta norma garantiza la atención médica de calidad, priorizando la seguridad tanto de los pacientes como de los profesionales de la salud involucrados en esta práctica esencial.