Como profesional dedicado al cuidado de la salud, es fundamental estar al tanto de las mejores prácticas y normativas que rigen este entorno laboral. 

La NOM-007-SSA2-2016 (también conocida popularmente como NOM Embarazo) es una de esas normas oficiales mexicanas clave que establece los estándares para la atención médica de mujeres durante uno de los momentos más vulnerables de su vida.

¿Qué establece la NOM-007-SSA2-2016?

La NOM-007-SSA2-2016 establece los estándares mínimos para la atención médica de mujeres durante el embarazo, parto, puerperio y para los recién nacidos. 

Es obligatoria en todo México para profesionales de la salud en el sector público, social y privado, asegurando que todos reciban atención de calidad uniforme. 

Conocer y aplicar estas directrices es esencial para garantizar el bienestar de madres y bebés, y para alinear tu práctica con los estándares nacionales.

¿Estás en la NOM 007 correcta? Si estás buscando la norma relacionada a la organización y funcionamiento de los laboratorios clínicos, la que necesitas es la NOM-007-SSA3-2011.

Enfoque preventivo y educativo

La Norma 007 establece que ante todo, el cuidado proporcionado a las mujeres durante su etapa reproductiva debe ser con un enfoque preventivo, educativo, de orientación y consejería.

Teniendo esto como norte, establece ahora sí una serie de disposiciones generales que deben seguir los establecimientos de salud que atienden esta población:

  • Fomentar Consultas Preconcepcionales: Impulsar la salud óptima antes del embarazo.
  • Realizar Valoraciones Integrales: Combinar exámenes clínicos con educación para embarazos y lactancia saludables.
  • Promover Atención y Derechos Reproductivos: Garantizar la libre elección y corresponsabilidad en la salud reproductiva.
  • Brindar Información Preconcepcional: Informar sobre cuidados neonatales, lactancia y prevención de enfermedades.
  • Preparar para Urgencias Obstétricas: Equipar establecimientos para atender urgencias y realizar referencias.
  • Asesorar Preconcepcionalmente: Evaluar riesgos y planificar la suplementación de ácido fólico.
  • Evitar Sustancias Adictivas: Recomendar abstenerse de tabaco, alcohol y drogas durante el embarazo y lactancia.
  • Proporcionar Calidad y Respeto en la Atención: Respetar los derechos humanos y culturales de las pacientes.
  • Capacitar para Atender Partos de Bajo Riesgo: Preparar enfermeras y parteras para atenciones y referencias adecuadas.
  • Ofrecer Atención Oportuna y Opción de Parto Vertical: Permitir parto vertical con personal capacitado.
  • Gestionar el Riesgo de Forma Individualizada: Identificar y manejar riesgos reproductivos y antecedentes ginecoobstetricos.

Puntos clave de la NOM 007

Por la importancia del tema, esta NOM es muy amplia, por ello te vamos a dejar un índice de los principales puntos que toca esta norma y luego un resumen de los más relevantes. 

Sin embargo, es importante recordar que la intención de este artículo es funcionar como resumen informativo inicial para entender mejor la normativa. Si necesitas detalle técnico o específico, debes descargar el documento completo de la NOM.

Dicho esto, la NOM 07 hace énfasis en los siguientes puntos clave:

  1. Atención del embarazo
  2. Consultas subsecuentes
  3. Prevención del peso bajo al nacimiento
  4. Atención del parto
  5. Atención del puerperio
  6. Atención a la persona recién nacida

Para fines de este artículo resumen tocaremos estos 6 puntos. Sin embargo, la NOM 007 SSA2 2016 hace énfasis también en la protección y fomento de la lactancia materna exclusiva, el manejo de la niña o el niño, con peso bajo al nacimiento y la promoción de la salud materna y perinatal. 

Si te interesa conocer más al respecto por favor consultar el PDF completo de la NOM.

Atención del embarazo

La atención durante el embarazo según la NOM-007-SSA2-2016 se enfoca en garantizar un seguimiento detallado y preventivo de la salud de la madre y el bebé. Aquí un resumen agrupado de los puntos principales:

  • Historia clínica y diagnóstico: Iniciar con una historia clínica completa, incluyendo datos personales y antecedentes médicos y familiares, además de antecedentes de embarazos anteriores. 
  • Confirmación de embarazo: Confirmar el embarazo mediante pruebas clínicas, de laboratorio o ultrasonido, evitando estudios radiográficos y medicamentos hormonales.
  • Evaluación y seguimiento: Calcular la edad gestacional y la fecha probable de parto usando métodos establecidos, con la posibilidad de apoyarse en el ultrasonido para estimaciones precisas.
  • Factores de riesgo: Identificar y gestionar factores de riesgo, incluyendo aquellos específicos para diabetes gestacional y otros problemas de salud.
  • Cuidados y prevención: Informar sobre los riesgos de adicciones y la importancia de evitar la automedicación y el consumo de sustancias potencialmente dañinas. Vigilar la prescripción y uso de medicamentos, evaluando cuidadosamente el riesgo-beneficio.
  • Exploración física constante: Realizar una exploración física completa en cada consulta, incluyendo evaluaciones nutricionales y exámenes específicos como la citología cérvico-vaginal.
  • Educación y consejería: Proporcionar consejería sobre estilos de vida saludables, nutrición, lactancia materna y planificación familiar.
  • Pruebas de laboratorio: Realizar pruebas de laboratorio estándar, incluyendo pruebas para detectar VIH y sífilis, y promover el uso de ácido fólico y micronutrientes para prevenir defectos del tubo neural.
  • Programación de consultas: Asegurar un mínimo de 5 consultas prenatales, comenzando en las primeras 8 semanas de gestación, con un calendario de seguimiento específico. Conoce el calendario sugerido al final de este artículo.
  • Ultrasonidos trimestrales: Promover la realización de ultrasonidos obstétricos trimestrales por personal capacitado para monitorear el bienestar materno-fetal.
  • Atención especializada: Referir a mujeres con más de 41 semanas de embarazo al segundo nivel de atención para una valoración detallada y manejo de posibles complicaciones.

Esta estructura garantiza una atención integral, desde el diagnóstico temprano hasta la preparación para el parto, enfocándose en la prevención, el cuidado y la educación para asegurar el bienestar de la madre y el bebé.

Consultas subsecuentes

Para las consultas subsecuentes durante el embarazo, la NOM-007-SSA2-2016 establece un enfoque continuo en la detección temprana y el manejo de posibles complicaciones, así como en la educación y el apoyo a la embarazada. Aquí un resumen de los puntos clave:

  • Comunicación y Detección: Escuchar activamente a la embarazada, aclarar dudas y atender síntomas o signos de alarma.
  • Urgencia obstétrica: Identificar signos de urgencia obstétrica y realizar un seguimiento detallado de la salud de la madre y el feto.
  • Evaluaciones y Referencias: Realizar y valorar exámenes de laboratorio y estudios de gabinete, refiriendo a especialistas de ser necesario.
  • Diabetes gestacional: Diagnosticar y manejar la diabetes gestacional, incluyendo pruebas de detección y referencias para atención especializada.
  • Soporte y educación: Involucrar a la pareja o familiares en el seguimiento del embarazo, promoviendo un entorno de apoyo.
  • Lactancia materna exclusiva: Fomentar la lactancia materna exclusiva y proveer información sobre anticonceptivos y planificación familiar post-parto.
  • Vacunación y prevención: Vacunar a la embarazada según las normativas vigentes y proporcionar información sobre signos de alarma y medidas preventivas.
  • Manejo de urgencias: Establecer planes de seguridad y traslado para situaciones de urgencia, asegurando atención médica oportuna y de calidad.
  • Documentación y atención prenatal: Mantener actualizado el carnet perinatal o la guía básica para la mujer embarazada con todos los datos relevantes del seguimiento prenatal.‍
  • Atención culturalmente pertinente: Realizar la consulta prenatal con sensibilidad cultural, promoviendo estilos de vida saludables y previniendo riesgos obstétricos.

Prevención del peso bajo al nacimiento

La prevención del peso bajo al nacimiento es un aspecto crucial en la atención obstétrica. Aquí un resumen de los pasos fundamentales:

  • Criterios y Procedimientos: Seguir lineamientos establecidos para prevenir, detectar y manejar factores de riesgo como el parto pretérmino y la restricción del crecimiento intrauterino.
  • Detección Oportuna: Iniciar la detección de riesgos 3 meses antes del embarazo y continuar durante toda la gestación.
  • Orientación y Autocuidado: Proporcionar orientación sobre autocuidado y signos de alarma a la mujer embarazada, su pareja y familiares.
  • Seguimiento y Diagnóstico: Realizar seguimientos periódicos del peso materno y la altura del fondo uterino, complementados con estudios ultrasonográficos, especialmente antes de las 20 semanas para detectar restricciones de crecimiento.
  • Estrategia Madre Canguro: Implementar la estrategia madre canguro en establecimientos que manejan partos pretérmino para promover el contacto y la lactancia materna precoz.
La estrategia de madre canguro se centra en el contacto piel con piel entre la madre y el bebé, donde el recién nacido se coloca en posición vertical contra el pecho de la madre, similar a como un canguro lleva a su cría en la bolsa. 

Estas medidas están diseñadas para asegurar un desarrollo fetal óptimo y reducir la incidencia de bebés con peso bajo al nacer, a través de la prevención y la intervención temprana.

Atención del parto

La atención durante el parto, según la NOM-007-SSA2-2016, requiere un enfoque integral que promueva la seguridad, el bienestar y el respeto hacia la mujer. Aquí un resumen de los aspectos clave:

  • Normas y Procedimientos: Aplicar normativas que favorezcan un parto seguro y fisiológico, evitando medicalización innecesaria.
  • Registro Clínico y Monitoreo: Abrir un expediente clínico al ingreso y mantener un registro detallado del progreso del parto.
  • No Discriminación: Garantizar un trato digno sin discriminación ni violencia hacia la mujer en trabajo de parto.
  • Evaluación del Trabajo de Parto: Valorar signos de trabajo de parto real e identificar posibles complicaciones mediante exámenes físicos y ultrasonidos.
  • Confort y Analgesia: Permitir la ingesta de líquidos y movilización según la comodidad de la mujer, y administrar analgésicos según necesidad y consentimiento.
  • Inducción y Procedimientos: Realizar inducción del trabajo de parto y ruptura artificial de membranas basándose en criterios médicos y con el consentimiento informado de la mujer.
  • Cuidados durante el Parto: Evitar prácticas invasivas innecesarias como la tricotomía y el enema evacuante, y realizar episiotomías de forma selectiva.
  • Monitoreo Fetal: Controlar las contracciones uterinas y la frecuencia cardiaca fetal regularmente para detectar signos de estrés fetal.
  • Manejo del Periodo Expulsivo: Abstenerse de realizar la maniobra de Kristeller y respetar la elección de la posición de parto por parte de la mujer.
  • Atención Culturalmente Respetuosa: Promover un parto respetuoso con pertinencia cultural, adecuando los espacios y procedimientos según las necesidades de la mujer.
  • Manejo del Cordón Umbilical: Realizar el pinzamiento del cordón umbilical de 30 a 60 segundos después del nacimiento para optimizar el bienestar neonatal.
  • Manejo Activo del Tercer Periodo: Aplicar oxitocina postparto para manejar el tercer periodo del parto y asegurar el bienestar materno.
  • Registro de Datos del Parto: Documentar todos los detalles del parto en el expediente clínico, incluyendo el seguimiento postparto y la consejería anticonceptiva.
Artículo relacionado: Principales normas oficiales mexicanas de Enfermería.

Atención del puerperio

La atención del puerperio, según la NOM 007, se enfoca en el cuidado integral de la madre tras el parto, cubriendo el puerperio inmediato, mediato y tardío. Aquí un resumen de los puntos principales:

  • Vigilancia Inmediata Postparto: Revisar episiorrafias y monitorear signos vitales y hemorragias en la primera hora, iniciando la lactancia materna exclusiva dentro de los primeros 30 minutos.
  • Cuidados y Deambulación Temprana: Promover la movilización y la alimentación normal en las primeras horas, e informar sobre signos de alarma, incluyendo aspectos de salud mental.
  • Egreso y Cuidados Postparto: El egreso puede realizarse tras 24 horas sin complicaciones, aplicando globulina anti Rho a madres Rho (D) negativas si es necesario.
  • Controles Médicos y Orientación: Se recomiendan al menos 2 controles médicos durante el puerperio y orientación sobre cuidados neonatales y lactancia antes del alta.
  • Atención en Puerperio Mediato y Tardío: Proporcionar consultas para vigilar la involución uterina y los loquios, y ofrecer información sobre lactancia, nutrición y cambios emocionales.

Estas medidas aseguran un seguimiento adecuado de la salud de la madre y el recién nacido, promoviendo una recuperación segura y efectiva después del parto.

Atención a la persona recién nacida

La atención a la persona recién nacida abarca el cuidado inmediato tras el nacimiento y las consultas de seguimiento. A continuación, se resumen los puntos clave:

  • Asistencia Inicial y Seguimiento: Proveer asistencia en el nacimiento y realizar revisiones a los 3-5 días y a los 28 días postnacimiento.
  • Procedimientos Reglamentados: Incluir reanimación neonatal si es necesaria, manejo del cordón umbilical, valoraciones de Apgar y Silverman Anderson, administración de vitamina K y prevención de oftalmopatía purulenta.
  • Valoración y Vacunación: Realizar exámenes físicos y antropométricos completos, evaluar la edad gestacional y la madurez, y cumplir con el calendario de vacunación.
  • Alojamiento y Alimentación: Fomentar el alojamiento conjunto y la alimentación exclusiva al seno materno.
  • Tamiz Neonatal: Efectuar el tamiz metabólico neonatal a partir de las 72 horas de vida.
  • Examen Físico Completo: Evaluar aspecto general, piel, cabeza, cara, ojos, oídos, nariz, boca, cuello, tórax, sistema cardiovascular, abdomen, genitales, ano, tronco, columna vertebral, extremidades y estado neuromuscular. El punto 5.7.4 de la norma brinda más detalle específico sobre esto.
  • Evitar Prácticas Innecesarias: Eliminar rutinas como la aspiración de secreciones y el lavado gástrico, y evitar el ayuno prolongado.
  • Vigilancia en Alojamiento Conjunto: Tomar signos vitales regularmente y evitar la posición ventral para reducir el riesgo de muerte súbita.
  • Cuidados Especiales: Vigilar estrechamente a los neonatos que requirieron reanimación y a los prematuros o postérmino.
  • Tamiz Metabólico y Circuncisión: Realizar tamiz metabólico neonatal siguiendo lineamientos específicos y evitar la circuncisión como práctica rutinaria.

NOM 007 SSA2 2016 PDF

¿Necesitas detalle específico? Descarga el PDF completo de la NOM 007 aquí

La Norma 07 entra en vigencia el 6 de Junio de 2016 (la versión que la antecede era la NOM-007-SSA2-1993). Si te interesa consultar el historial documental de esta norma oficial mexicana, puedes revisar su perfil en la página del SINEC.

¿Cuántas consultas recomienda la NOM-007-SSA2-2016?

La Norma Oficial Mexicana NOM-007-SSA2-2016 establece que para casos de embarazos de bajo riesgo se den al menos 5 consultas prenatales, iniciando en las primeras 8 semanas de gestación o prueba positiva. Sin embargo, se recomienda el siguiente calendario de 8 consultas de ser posible:

  • 1ª consulta: entre las 6 - 8 semanas
  • 2ª consulta: entre 10 - 13.6 semanas
  • 3ª consulta: entre 16 - 18 semanas
  • 4ª consulta: 22 semanas
  • 5ª consulta: 28 semanas
  • 6ª consulta: 32 semanas
  • 7ª consulta: 36 semanas
  • 8ª consulta: entre 38 - 41 semanas

Estas consultas están diseñadas para monitorear y prevenir complicaciones a tiempo. Por lo tanto es importante aclarar que según las condiciones de salud de la mujer y el criterio médico, pueden recomendarse consultas adicionales.