¿Qué es una infección nosocomial?

¿Alguna vez has escuchado sobre las infecciones que algunas personas adquieren en hospitales? Bueno, estas son precisamente las infecciones nosocomiales.

Cuando hablamos de infecciones nosocomiales, nos referimos a aquellas infecciones que un paciente adquiere durante su estancia en un hospital o centro de salud, las cuales no estaban presentes ni en incubación al momento de su ingreso

Son, digamos, "visitantes no deseados" que se encuentran durante la estancia hospitalaria.

¿Qué nos dice la NOM 045?

La NOM-045 es la norma oficial mexicana que regula el actuar de todos los hospitales de la república (ya sean públicos, privados o de cualquier otro tipo) para evitar la propagación de estas infecciones. Les dice cómo deben estar atentos a estas situaciones, cómo prevenirlas y cómo controlarlas si aparecen.

Su objetivo es claro: asegurarse de que, sin importar dónde recibas atención médica, estés protegido contra estas infecciones no deseadas.

Importante mencionar que esta NOM no solo pretende proteger a los pacientes, si no también a los distintos trabajadores de salud de los centros médicos, como personal de enfermería, médicos, administrativo entre otros.

Principales 4 causas de infección nosocomial

Según la NOM-045-SSA2-2005, el 66% de todos los episodios de infección nosocomial se deben a las siguientes 4 causas:

  1. Neumonías
  2. Infección de Vías Urinarias 
  3. Bacteriemias
  4. Infección de Herida Quirúrgica

En la siguiente sección se detallan todos los tipos de infecciones que también existen, sin embargo la NOM deja claro que estas 4 son a las que más hay que darles prioridad.

Tipos de infecciones nosocomiales según la Norma 045

La NOM 045 detalla los criterios para el diagnóstico de los diferentes tipos de infecciones nosocomiales. Como el objetivo de este artículo es resumir la norma, no se detallarán estos criterios ya que son muy variados y la información es delicada para ofrecer un resumen.

Por favor consultar la sección 6 de la NOM-045-SSA2-2005 para ver el detalle particular de diagnóstico de cada tipo de infección. 
  1. Infecciones del Tracto Respiratorio: Incluyen infecciones de vías respiratorias altas y bajas, como rinofaringitis, faringoamigdalitis, otitis media aguda, sinusitis aguda y neumonía. 
  2. Infecciones de Vías Urinarias: Diagnosticadas por síntomas como dolor y disuria o por análisis de orina, con infecciones por Candida identificadas por pseudohifas en el sedimento urinario.
  3. Bacteriemias: La presencia de bacterias en el torrente sanguíneo, que pueden provocar síntomas como fiebre y escalofríos. Se suelen detectar mediante cultivos de sangre.
  4. Infecciones de Heridas Quirúrgicas: Clasificadas según la profundidad y sitio de la infección, con criterios que incluyen secreción purulenta, dolor, fiebre y hallazgos quirúrgicos o de laboratorio.
  5. Mediastinitis: Inflamación grave del mediastino, que es la región central del tórax ubicada entre los pulmones. Esta condición a menudo resulta de una infección y puede ser una complicación de cirugías torácicas o de la diseminación de infecciones de otras áreas.
  6. Infecciones Cardiovasculares: Se centran en endocarditis (inflamación del revestimiento interno del corazón) y pericarditis (inflamación del pericardio, la membrana que rodea el corazón).
  7. Diarrea Nosocomial: Caracterizada por evacuaciones más frecuentes y líquidas, iniciando 48 a 72 horas después del ingreso hospitalario, sin otras causas evidentes.
  8. Infecciones del Sistema Nervioso Central: Encefalitis, abscesos epidurales o subdurales, meningitis y ventriculitis, con diagnósticos basados en síntomas neurológicos, cambios en el LCR y resultados de cultivos.
  9. Infecciones oculares: Conjuntivitis, es decir la inflamación del ojo que causa enrojecimiento, picor y secreción, debido a infecciones, alergias o irritantes.
  10. Infecciones de Piel y Tejidos Blandos: Varían desde infecciones superficiales de la piel hasta infecciones de tejidos blandos más profundas, con signos de infección local y resultados de cultivos.
  11. Infecciones de sitio de inserción de catéter, túnel o puerto subcutáneo: Las infecciones en sitios de catéteres se identifican por inflamación y pruebas microbiológicas positivas, y se consideran distintas si hay bacteriemia.
  12. Flebitis: Inflamación de una vena, a menudo acompañada de dolor, enrojecimiento, y calor en el área afectada. Puede ocurrir en superficie (tromboflebitis superficial) o en venas más profundas (trombosis venosa profunda), y frecuentemente se asocia con la inserción de catéteres intravenosos o la inyección de sustancias irritantes.
  13. Peritonitis no quirúrgica: Inflamación del peritoneo, la membrana que recubre la cavidad abdominal, que ocurre sin intervención quirúrgica previa. Esta condición a menudo se asocia con la diálisis peritoneal, donde la infección puede introducirse a través del catéter utilizado para el procedimiento. 
  14. Endometritis: Infección del revestimiento uterino, típicamente tras procedimientos obstétricos o ginecológicos como el parto, especialmente si es por cesárea, o después de la colocación de dispositivos intrauterinos.
  15. Infecciones transmitidas por transfusión o terapia con derivados del plasma: Por estas vías Hepatitis viral A, B, C, D y otras, infección por VIH (1 y 2), Citomegalovirus, Virus de Epstein-Barr, Parvovirus 19, Brucelosis, Sífilis, Paludismo, Toxoplasmosis, Enfermedad de Chagas, Leishmaniasis, Babesiosis, Fiebre Q y Yersiniosis
  16. Infecciones transmitidas por productos humanos industrializados o por injertos u órganos trasplantados: Por ejemplo Enfermedad de Creutzfeld-Jakob, Virus de la Rabia, Citomegalovirus, Hepatitis viral B, C, D y otras, VIH 1 y 2, Virus de Epstein-Barr, Parvovirus B19 y Virus de la T-Linfotrópico humano tipo 1 y 2.
  17. Enfermedades exantemáticas: Aquellas que se caracterizan por la aparición de un exantema o erupción cutánea como uno de sus síntomas principales. Por ejemplo Varicela, Sarampión, Rubéola, entre otras.
  18. Fiebre postoperatoria: Fiebre que persiste más de 48 horas después de la cirugía en la que no se documenta foco infeccioso y en paciente que recibe terapia antimicrobiana.
  19. Tuberculosis: Enfermedad infecciosa causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis. Se transmite por el aire y afecta principalmente a los pulmones.

Aspectos de prevención y control

La Norma 045 establece directrices fundamentales para mitigar las infecciones nosocomiales en entornos hospitalarios. 

Se asigna al CODECIN (Comité para la Detección y Control de las Infecciones Nosocomiales) la responsabilidad principal en el diseño e implementación de medidas preventivas y de vigilancia. 

Se hace hincapié en que las unidades hospitalarias deben ejecutar acciones específicas para la prevención y control de estas infecciones, respaldadas por programas de capacitación continua tanto para el personal como para los usuarios del hospital. 

Se requiere la evaluación diaria de dispositivos médicos invasivos y se enfatiza la importancia de la vigilancia microbiológica por parte del laboratorio de microbiología. 

Además, se establecen pautas para la capacitación del personal en aspectos como el lavado de manos, la prevención de infecciones urinarias asociadas a sondas y el manejo adecuado de la terapia intravenosa. 

También se detallan protocolos para el cuidado de las áreas físicas del hospital, incluyendo la limpieza y desinfección de equipos y mobiliario, así como la vigilancia de la calidad del agua utilizada en ciertos servicios, como el de hemodiálisis.

Sistema unificado para la vigilancia de infecciones nosocomiales

La NOM 045 destaca la importancia de un sistema unificado para la vigilancia de infecciones nosocomiales, que implica la recopilación y análisis detallado de datos en los centros de salud. 

Este sistema se basa en la recopilación de información, supervisión, evaluación y capacitación, enfocándose en mejorar la calidad de la atención y resolver problemas de salud pública. 

La confidencialidad de los pacientes es prioritaria en el manejo de esta información, la cual se utiliza para evaluar y mejorar constantemente las prácticas de control de infecciones en hospitales.

La NOM-045 establece un sistema detallado para el manejo de la información sobre infecciones nosocomiales, que incluye tanto los casos identificados como los factores de riesgo asociados. Este flujo de información no reemplaza otros sistemas de notificación existentes, sino que se enfoca específicamente en la vigilancia de estas infecciones.

Los elementos clave de este sistema son:

  • Notificaciones Inmediatas y Mensuales: Los hospitales deben informar de inmediato sobre cualquier brote y las defunciones relacionadas con infecciones nosocomiales, especialmente en áreas sensibles como la neonatal. Además, se requiere una notificación mensual de todos los casos y defunciones.
  • Estudios Epidemiológicos: Se realizarán estudios detallados para entender mejor los brotes y situaciones específicas, lo que ayuda a adaptar y mejorar las estrategias de prevención y control.
  • Flujo de Información: La información recabada debe fluir desde el nivel local hasta el nacional, pasando por los niveles jurisdiccionales y estatales, garantizando que toda la información sea recopilada, procesada y analizada en un plazo máximo de 30 días.
  • Retroalimentación: La información procesada se utiliza para informar y mejorar las prácticas en los hospitales, asegurando que las medidas tomadas sean efectivas y basadas en datos reales.

Este enfoque sistemático y escalonado garantiza que la información sobre infecciones nosocomiales se maneje de manera eficiente, promoviendo una respuesta rápida y eficaz para proteger la salud de los pacientes.

Organización para la prevención

Si quieres entender cuáles son los actores involucrados en la vigilancia epidemiológica en México, la Norma 045 especifica el rol y organización de este modelo.

El subsistema de vigilancia epidemiológica, coordinado por el Comité Nacional de Vigilancia Epidemiológica (CONAVE), involucra a todos los hospitales del Sistema Nacional de Salud (SNS). 

Esta estructura incluye la Unidad de Vigilancia Epidemiológica Hospitalaria (UVEH) y el Comité para la Detección y Control de las Infecciones Nosocomiales (CODECIN), encargados de la vigilancia, prevención y control de infecciones. 

  • La UVEH, compuesta por personal multidisciplinario, realiza actividades de vigilancia, análisis de información y emisión de informes. 
  • El CODECIN, como órgano consultor técnico, identifica problemas y define políticas de prevención. También genera programas de investigación preventiva.

‍A nivel jurisdiccional, el Comité Jurisdiccional de Vigilancia Epidemiológica de Infecciones Nosocomiales coordina las actividades en su área de influencia. 

A nivel estatal, los comités estatales de vigilancia epidemiológica supervisan las actividades y establecen medidas de prevención.

NOM 045 SSA2 2005 PDF

¿Necesitas más detalle técnico? Descarga el PDF completo de la NOM 045

Si además te interesa conocer el historial documental de esta norma, puedes consultar su perfil en el directorio del SINEC.